27.8.08

Como las pupilas


De horas perdidas, de horas que transcurren entre monotonía e incertidumbre. Y al final del día me asombra descubrir que ha pasado frente a mis ojos el más variado desfile de estados de ánimo.

Frustración diluída y una batalla propia contra el tiempo y el sueño.
El perfume de las frutillas azucaradas, la radio rompiendo el silencio del aire.
Los característicos días de fines de Agosto, con aquel sentimiento extraño de falsa primavera.

Al fin, sé que estoy frente a un complicado proceso.
Acostumbrarme, tal como lo hacen las pupilas en la oscuridad.

Agu Miglio.-

1 comentario:

Julieta dijo...

El otro dia sali a la calle y habia perfume a frutilla por las cuadras. Seguro es la primavera anunciada.

Que bueno encontrar en el medio del dia a dia personas q tb buscan las posibilidades de lo remoto.

Estare pasando por aqui.
:o)

[
Descubriendo la cotidianidad.
Reflejando
su magia en cada trazo.
El
arte color vainilla. ]