10.8.08

Crónica de un desembarco anunciado: antes


Café Sirena S.R.L - Por Agu Miglio

Si. A partir de esta semana Buenos Aires cuenta con un reluciente local de Starbucks, la marca de la sirena que figura en variadas películas estadounidenses, donde los protagonistas suelen realizar largas filas para quedarse con su envase portador del famoso logo. Este clásico del norte, es conocido por su postura innovadora, que revolucionó la cultura del café por aquellos lares, de la mano de los nuevos sabores y la incorporación del tan conocido café frío o Frappuccino®.
Como las bajas temperaturas los últimos días, esta marca se extendió conquistando diversos países, varios de ellos, parte de latinoamérica, su último objetivo.

¿Por qué lleva la corona en Estados Unidos?
De tintes monopólicos, Starbucks, introdujo en el país el concepto de café espresso (estilo italiano). Dentro de sus estrategias, figura el concepto de "café gourmet" basado en distintas variedades de granos provenientes de diversos países. Y sus existencias no acaban aquí, ya que han agregado leche, caramelo, miel, helado y crema a sus productos. Los locales son proclamados como "el tercer lugar" de los norteamericanos, que acuden atraídos por una buena ambientación. Una de las características claves es el autoservicio. Café en mano, el cliente se dirige a las mesas, a su casa o incluso lo carga por la calle mientras tacha algunas obligaciones de la lista.Sin embargo, hacia el centro del continente se produce una clara diferenciación cultural. Aquí estamos en Latinoamérica y cambian las reglas del juego.

Bienvenidos a la orgullosa Argentina
Dicho por el gerente general de la empresa, Argentina tiene una "gran cultura del café". Con tan sólo recorrer sus calles, es posible encontrarse con numerosas confiterías. Aquellos bares históricos que guardan recuerdos plasmados en los libros, que presenciaron cientos de reuniones y charlas políticas. Que vieron cómo las veredas se modernizaron al pasar los años.
Incluso en las ficciones televisadas, no hay frase más típica que "nos encontramos en el bar de la esquina", porque siempre está, para resolver "aquella promesa del último café".
El frío de la mañana, el diario recién horneado, los mozos desfilando entre pequeñas mesitas con tazas humeantes.
Los bares en Argentina son historia. Son costumbre. Son el café de día.

Pisar fuerte.
¿Cómo hacerse notar en una cultura tan marcada? ¿Cómo invadir la rústica costumbre con un esquema extranjero y con ansias de expandirse rápidamente?
Recuerdo que hace un tiempo me pregunté por qué Starbucks se encontraba en varios países de América Latina, incluso en los límitrofes, pero no acá. Y la respuesta fue inmediata: la competencia es abrumadora y el ciudadano promedio jamás permitiría que la globalización avanzara sobre su café mañanero. Pero...el talento para el marketing todo lo puede. O todo lo intenta. marketing todo lo puede. O todo lo intenta.
El diario Perfil señala:
"El menú estuvo a cargo del chef internacional John Eccleston. "Mi trabajo fue investigar, hablar con la gente de los gustos locales"…"Vine a probar los sabores, fui a restaurantes, a cafés, así uno sabe qué le gusta a la gente, si come picante o no, y así diseñamos todo. Creo que comida y cultura van de la mano, y si se conoce la comida de un lugar, se aprende la cultura", concluyó Eccleston"

Lo que se llama un dedicado estudio de mercado, el oxígeno de las nuevas empresas conquistadoras. Así es como surge el "Dulce de Leche latte" y el "Mate latte . Salvando los términos italianos, que por cierto también se encuentran en las raíces de nuestra cultura, seamos sinceros...es tan sólo mate cocido con leche. Además, presentan medialunas y alfajores de dulce de leche de 3 capas.
Sin embargo, a través de las fotos, se ven en las góndolas los famosos "muffins", así que será cuestión de analizar cómo han sabido mezclar la cultura original y la aprendida.

Predicciones de un futuro cercano.
En base al mercado, ¿cuáles son las posibilidades de Starbucks?
Una de las preguntas a resolver, es cómo va a ser interpretado el autoservicio, distinto de los clásicos bares.
Con respecto a la competencia, hay un ancho abanico de locales. Mientras existen varias cafeterías independientes, también hay diversas cadenas muy conocidas (tanto nacionales, como extranjeras instaladas hace tiempo).Son ejemplos, Bonafide o Havanna, que basa gran parte de su éxito en la repostería. Incluso aparece Mc Donalds en esta lista, como el primero que comenzó a comercializar los famosos productos al estilo Starbucks.
Pero la más importante de la preguntas es si en esta batalla va a ganar la cercanía o el consumismo propio de la globalización. Los competidores piensan que sus vecinos no van a defraudarlos y las primeras impresiones desde la reciente inauguración del nuevo gigante norteamericano parecen confirmarlo.

Así como se asiste a una galería o a un evento, visitar Starbucks es un paseo, casi una excursión a la cultura estadounidense en pleno corazón porteño. Una experiencia que los adolescentes y los jóvenes no dudarían en aprovechar. La oportunidad de pasear por la Avenida con el vaso blanco y el logo de la sirena. De sentarse en la mesa y desplegar los libros de la facultad que se complementan perfectamente con las infusiones de nombre italiano. Ni un componente más de la cultura, ni motivo de desvelo para los históricos clientes de los bares de Buenos Aires. Una nota de color, una nueva excursión importada.







Entonces…¿cuándo vamos?


Fuentes:

http://www.perfil.com/contenidos/2008/05/29/noticia_0033.html
http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/50noticias/7496145.html
http://www.ieco.clarin.com/notas/2008/03/17/01628787.html
http://www.hostnews.com.ar/2008/edith/080386.htm

1 comentario:

Raul Masa dijo...

Holaaaa!!!

Me gusta tu Blog, sí.

Y sobre todo me ha encantado la primera entrada, es preciosa.

Aquí tienes un lector.

Saludos

[
Descubriendo la cotidianidad.
Reflejando
su magia en cada trazo.
El
arte color vainilla. ]