25.12.11

5 de diciembre

Tratás de guardar el perfume en pequeñas dosis. Sostenés el aliento y se acelera el corazón. Así, la fragancia recorre y modela una extensa serie de pensamientos catalogados diligentemente. Vale la pena respirar tres veces porque esta noche no se repite, suena a muchas y a ninguna, brilla tan fuerte que tienta la gravedad del hastío y eriza unas cuantas líneas, mudas, congeladas. Cruje la madera, el cielo se tiñe de azul marino. Amanece y yo duermo, confirmando una vez más que mi alma vive a destiempo.

[Hoy es una noche perfumada. Abran las ventanas señores.]

Agu Miglio.-

(2 días antes)


2 comentarios:

Julieta Abiusi dijo...

A veces tengo esa misma sensacion de hay noches mágicas, unicas, que deben ser tragadas de ventana abierta nomas.
Tus noches únicas tienen aroma a vainilla? Las mias me recuerdan a alguna flor o fruta. Aun no logro saber!

Gustavo dijo...

Noches con pastillas para pode dormir
Esas son noches perectas, placenteras, relajantes.
Porque sin esas pastillas, aveces vamos y venimos, damos vueltas en la cama, miramos la luna desde la vetana.
Pero seguimos sin dormir jaja

[
Descubriendo la cotidianidad.
Reflejando
su magia en cada trazo.
El
arte color vainilla. ]